“La cura del cáncer está cada vez más cerca”

La revista Time reaviva a fondo el debate. Las terapias “targets” y los chips inteligentes que detectan células enfermas en la sangre acercan un posibletratamiento más efectivo

 

 

La clave del éxito de cualquier película de Hollywood es la convocatoria de un cast de lujo, con los mejores nombres y talentos. Esta misma fórmula es la que promete derrotar al cáncer, según “grita” desde su portada la revista Time y al unísono los principales científicos del mundo que estudian el cáncer, hoy concentrados en losEstados Unidos.

 

La fórmula que parecía privativa del mundo del espectáculo ahora se aplica a la ciencia para acercar al cáncer a su cura definitiva.

 

Romper el paradigma de la metodología de investigación científica donde muchos cientistas investigan de manera aislada y atomizada y preparar verdaderos dream teams multidisciplinarios, que funcionen como un verdadero ecosistema y que sean “inyectados” por grandes presupuestos de dinero, sostenidos en el tiempo para que les permita gastar, investigar y multiplicar así los resultados: a corto plazo y que salven vidas. Esto no es un sueño, y ya ocurre hoy en los Estados Unidos.

 

El verdadero promotor del cambio de paradigma fue la Fundación Stand Up To Cancer (SU2C, las siglas en inglés) que se creó para luchar contra la enfermedad más mortal de Estados Unidos. Estiman que durante el 2013 morirán 580.350 personas de cáncer de acuerdo a las cifras que maneja el National Cancer Institute (NCI) y a otras 1.7 milliones les será diagnosticado.

 

Stand Up To Cancer (SU2C) vino a agitar las aguas. Y nada más ni nada menos que desde el seno mismo de Hollywood: en 2008, un equipo que incluye a la productora deSpider ManLaura Ziskin, quien perdió su batalla contra el cáncer de mama en 2011; la famosa presentadora de TV, Katie Couric, quien perdió a su marido con cáncer de colon en 1998, y la ex CEO de Paramount, Sherry Lansing idearon esta fundación y también se calzaron el traje de recaudadoras.

 

La idea de Lansing -fundadora de SU2C- para la cura del cáncer es simple y ambiciosa: replicar cómo se trabaja en Hollywood cuando se quiere crear un “tanque” taquillero en los cines: traer a los mejores y más talentosos científicos del mundo, ponerlos a trabajar juntos y financiarlos con mucho dinero para que provoquen resultados en poco tiempo.

 

SU2C recauda fondos a través de fundaciones y donantes corporativos, organizaciones privadas y personas comunes que quieran colaborar. Luego se otorga el dinero a los equipos para que lo administren y demuestren resultados (han llegado a recaudar hasta $18 millones de dólares, frente a los 500.000 dólares de subvención típica que manejan los Institutos Nacionales de Salud o NIH) en un tiempo que no puede superar los 3 años.

 

La primera clave está en reorganizar la investigación científica, “desarmar” el aislamiento de los investigadores enfocados en sus propios logros y crear un verdadero ecosistema científico que involucre a todos los eslabones involucrados.

 

Uno de los formadores de “dream teams” del SU2C es el famoso Dr. Philip Allen Sharp, Premio Nobel por sus investigaciones acerca de Biología Molecular y quien está reclutando “fuerzas especiales” para la lucha contra el Cáncer.

 

“La clave es el desarrollo de grupos cooperativos genuinos donde el grupo es más importante, que los actores, explica el Dr. Gustavo Jankilevich, médico oncólogo, Jefe de Oncología del Hospital Durand y especialista universitario en Oncología.

 

Esos grupos transdisciplinares no son sólo de médicos e investigadores, sino que deberían intervenir la industria farmacéutica, los gobiernos y los propios pacientes y sus familias.

 

Es fundamental la planificación de los presupuestos, sino asistimos a la foto actual: el gasto es infinito y sin prioridades. Hay que ser claros en lo siguiente: la cura está disponible en la mayoría de los tumores, sea por prevención o bien por terapias inteligentes”, refuerza Jankilevich.

 

 

Varios héroes para llegar

 

Como dice el artículo de Time ”How to cure Cancer”, el cáncer funciona como una fuerza armada que ataca por tierra, mar y cielo. Por eso mismo no va a ser posible sólo un héroe para derrotarla, sino que se necesitarán varios.

 

“Esta enfermedad es mucho más compleja de lo que la hemos estado tratando”, dice Sharp. “Y la complejidad es impresionante.”

 

Ningún dream team hoy puede prescindir de biólogos y genetistas, como dos disciplinas fundamentales que llegaron para quedarse en la recta final hacia la cura. Y sin duda la bisagra fundamental fue el descubrimiento y la investigación sobre el genoma humano.

 

La secuenciación del primer genoma humano tardó más de una década y $2,7 mil millones de dólares. Esa misma secuencia hoy diez años después se puede hacer por unos cuantos miles de dólares en pocas horas.

 

“En la lucha contra el cáncer lo que se viene es la medicina super especializada y en la actualidad y en esta materia, no hay otra forma de trabajar que no sea en equipo. El trabajo transdisciplinar siempre ha enriquecido la labor médica”, explica la Dra. María Inés Bianconi, Médica Oncóloga, Médica de planta y Encargada de Oncología Génito Mamaria del Hospital Durand.

 

Como respuesta a la pregunta ¿cuán cerca estamos de la cura?, señaló que el avance fue “lento porque no teníamos las posibilidades de diagnóstico genético y las líneas de reproducción celular para saber en qué lugar uno puede atacar. Y en ese sentido el proyecto de Genoma Humano fue la gran puerta fundamental de ingreso, a otra era en la investigación sobre el Cáncer y otras patologías”.

 

 

Tratamientos, lo que se viene

 

El mismo Dr. Francis Collins, jefe del NIH y quien dirigió el equipo del Proyecto del Genoma Humano, declaró: “Estoy fuertemente anti-silo (aislamiento de los investigadores), y muy a favor de la construcción de dream teams de trabajo”.

Vale decir que la mayoría de los proyectos de investigación bajo este nuevo estilo metodológico cuentan con el financiamiento de la Fundación SU2C.

El Dr. Ronald DePinho, presidente del MD Anderson Cancer Center, está adoptando un enfoque similar desde su programa Moon Shots: ensamblar seis grupos multidisciplinarios para realizar ataques globales en ocho tipos de cáncer: pulmón, próstata, melanoma, mama, ovario y tres tipos de leucemia. Para DePinho, al igual que en el esfuerzo de SU2C, los equipos serán juzgados por los resultados del paciente, no por el número de artículos de investigación publicados. “Entre los científicos, las aspiraciones no son suficientes. Necesitamos logros”, dice. “Basta de contabilizar papers, puntos; sino asignar presupuesto suficiente, trabajar, investigar y contar cuántas vidas se han salvado”.

 

Lo nuevo sin duda son las terapias llamadas TARGETS que tienen como premisa la velocidad, la transdisciplinareidad clave en la investigacion moderna. Antes el ciclo de la investigación sobre cáncer se pronunciaba cada década, ahora cada tres años.

 

Este tipo de transformación institucional no es fácil, pero es la única manera de tomar ventaja sobre los deslumbrantes avances  científicos y tecnológicos que se han producido en tan sólo los últimos tres años -los avances en bioingeniería, nanotecnología, compuestos de la droga, y la recolección de datos, incluyendo datos de proteínas, datos de empalme y los datos de mutación.

 

“Argentina dispone de los tratamientos targets, son caros pero están. Y en los hospitales municipales se consiguen los medicamentos necesarios. Las terapias targets son dirigidas contra un receptor o cadena enzimática; es una medicación dirigida, específica: el más antiguo es el tamoxifemo, que cambió la historia del cáncer de mama. Otro cambio radical lo estableció la terapia dirigida trastuzumab. Son terapias de alto costo, pero insisto que están disponibles en la Argentina”, agrega la Dra. María Inés Bianconi.

 

“Me gustaría hacer hincapié en lo que hoy tenemos para la cura del cáncer al alcance de la mano: que es mucho. El diagnóstico precoz, el examen clínico habitual: un carcinoma alcanzado a tiempo se cura”, define Bianconi.

 

 

Las farmacéuticas también más cerca

 

Este progreso de los tratamientos targets ha impulsado saltos similares en las farmacéuticas: cientos de drogas están en el desarrollo de terapias dirigidas contra las mutaciones genéticas que hasta el momento han sido identificadas y en pos de tratar de reactivar el sistema inmunológico del cuerpo. Nuevos biomarcadores están permitiendo a los médicos identificar, rastrear las células cancerosas.

 

¿Lo nuevo? El experto Mehmet Toner, ingeniero biomédico y director de un equipo respaldado por SU2C ha diseñado y construido un chip inteligente para atrapar las células tumorales circulantes (CTC) en una muestra de sangre. Muchos tumores liberan células en el torrente sanguíneo, un CTC puede evitar que éstas células “aniden” en otro órgano y comiencen a crecer, formándose una metástasis. Las células separatistas no son fáciles de ver pero detectar su presencia es fundamental para detener su propagación.

 

El papel del CTC como un cazador también se está aplicando para el cáncer de pulmón, donde las mutaciones pueden ayudar a dirigir las terapias nuevas y poderosas, para ver cómo CTCs cambian y evolucionan a lo largo del tratamiento. Con otros tipos de cáncer, como el cáncer de páncreas, donde actualmente no existen mutaciones que pueden tenerse en cuenta, los CTC se están analizando para ver si se puede revelar nuevas vulnerabilidades en las células tumorales.

 

La industria farmacéutica, a pesar de los avances, tiene una tasa de fracaso del 95% de los nuevos productos y de la mitad de los ensayos en fase III -el último paso antes de la aprobación- que no es suficiente. “Si tengo 100 medicamentos diferentes que se pueden utilizar en combinación, entonces 100 veces 100 es 10.000. No se pueden hacer 10.000 pruebas “, dice Sharp.

 

 

La prevención, la gran puerta del cambio

 

“Se han desentrañado muchas vías por las cuales un tumor crece y da metástasis y ese conocimiento en vez de ser privativo o secreto se comunica y se logra conocer la historia natural, esto es como un rompecabezas. Una vez que sabemos qué esta pasando podemos racionalmente tratarlo y prevenirlo”, explica el Dr. Gustavo Jankilevich, médico oncólogo.

 

Hay otras cuestiones en torno a la prevención y detección temprana. Además de los pacientes que están genéticamente predispuestos al cáncer de mama, ¿qué pasa con las otras mujeres de la familia?

 

Del mismo modo, hay 94 millones de ex fumadores en los EE.UU., lo que significa que tienen un riesgo elevado de cáncer. Someter a cada uno de ellos a un TAC anual alcanzaría las primeras etapas de cáncer de pulmón y reducir la mortalidad de la enfermedad tal vez un 20%. Teniendo en cuenta que hay 175.000 nuevos cánceres de pulmón diagnosticados cada año, se trata de muchas vidas.

 

También se está desarrollando un simple análisis de sangre que identifique un marcador de proteína que podría, cuando se utiliza en combinación con modelos de imágenes de diagnóstico y riesgo, detectar el cáncer de pulmón antes de lo que se encuentra normalmente.

 

“Se necesitan presupuestos grandes porque se investigan millones de terapias targets para que una funcione. Esa que funciona hace la diferencia. Lo importante para la gente es entender que si bien las respuestas son complejas, hay equipos que están trabajando duro para llegar a la cura y que los costos de los targets se van a reducir para que todos puedan acceder a los tratamientos”, agrega la Dra. María Inés Bianconi.

 

“Me interesó al leer la nota de Time que deja ver que ‘hay equipo’ y que cada uno de los jugadores hace su aporte para el conocimiento de todos. Sin embargo si no está financiado, si el Estado está ausente, si las compañías no colaboran y el sentido humanitario no existe, entonces…no resulta”, explica el Dr. Gustavo Jankilevich.

 

Pero el cambio hacia “la ciencia equipo” es permanente. Cuando se examinó por primera vez la estructura del equipo de SU2C, uno de los MD líderes se mostró escéptico. ”Mi sensación era que se trataba de la ingenuidad de un grupo de ejecutivos de Hollywood”, dice. “Hoy, retiro lo dicho”.

 

Ahora el mundo entero necesita de un “final feliz” como en las películas edulcoradas. Ya llega.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>