La NASA tuvo que abortar una caminata espacial

Fue de las más angustiosas de las últimas décadas. El italiano Luca Parmitanoregresó rápido a la Estación Espacial después de una importante filtración de agua en su casco

En una de las caminatas espaciales más angustiosas en décadas, un astronauta tuvo que regresar a toda prisa a la Estación Espacial Internacional el martes después que una misteriosa filtración de agua en su casco le impidió hablar y escuchar, un problema por el que podría haberse ahogado.

Se reportó que el italiano Luca Parmitano está bien tras el peligroso episodio, el cual podría haber sido provocado por una fuga en el sistema de enfriamiento de su traje espacial. Su compañero en la caminata, el estadounidense Christopher Cassidy, tuvo que ayudarlo a ingresar a la estación después de que la NASA abortó rápidamente la operación.

Nadie -ni los astronautas en órbita ni los controladores de vuelo en Houston- respiró a sus anchas hasta que Parmitano regresó al interior y le quitaron el casco.

Trae muy mal aspecto. Pero está bien“, le aseguró Cassidy a todos.

Fue la primera ocasión en años que una caminata espacial termina tan abruptamente, y la primera vez desde el programa Gemini de la NASA a mediados de la década de 1960 que un astronauta que realizaba una quedó tan incapacitado mientras la hacía.

Las caminatas siempre conllevan un riesgo elevado: una perforación en el traje a consecuencia de un micrometeorito o un borde filoso, si es lo suficientemente grande, podría derivar en la muerte instantánea.

 

 Foto: Twitter


En una conferencia de prensa por la tarde, la NASA reconoció la situación tan peligrosa en la que Parmitano se encontró de repente. Kenneth Todd, gerente de las operaciones en la estación espacial, se comprometió a “levantar todas las piedras” para asegurarse de que no vuelva a ocurrir jamás.

Las caminatas espaciales ya son riesgosas de por sí, hizo notar David Korth, el director de vuelo. Y a eso añádasele meter la “cabeza en una pecera” y tratar “de caminar por ahí. Eso no es algo que uno tome a la ligera”, señaló.

“(Parmitano) hizo un gran trabajo sólo por el hecho de mantenerse tranquilo” a medida que la cantidad de agua aumentaba amenazadoramente, agregó.

Ambos astronautas llevaban apenas una hora en el exterior, efectuando labores de rutina con el cableado en su segunda caminata en ocho días, cuando Parmitano reportó la filtración. Empeoró progresivamente a medida que avanzaban los minutos, empapándole la nuca, luego los ojos, la nariz y finalmente la boca. Podría haberse asfixiado o ahogado por el agua que flotaba, reconocieron funcionarios de la NASA.

 

Foto: nasa.gov

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>