Juicios a migrantes centroamericanos no ahuyentan el fantasma de la deportación

El último memorando del jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, en el que pide a las cortes de inmigración que aceleren los juicios a migrantes centroamericanos, no calma las inquietudes y los temores. Abogados y organizaciones que defienden los derechos de los indocumentados insisten en que el gobierno de Barack Obama debe parar susdeportaciones y reconocerlos como refugiados.
El memo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que entra en vigor este lunes (8 de febrero), señala que siguen siendo prioridad los casos de arrestos de niños migrantesindocumentados detenidos por la Patrulla Fronteriza cuando intentan entrar indocumentados al país, al igual que adultos que viajan con ellos.

También amplía el plazo que otorgan las cortes para conceder audiencias a este grupo de migrantes no acompañados. Actualmente las primeras citas se conceden entre 10 a 21 días desde cuando la corte es notificada. El nuevo plazo va entre 90 a 120 días para que puedan preparar sus casos de asilo.

“Por lo menos las primeras audiencias no van a ser tan rápidas para algunos niños y sus familias”, dijo a Univision Noticias Matt Adams, director del departamento legal del Proyecto para los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, en Seattle, Washington. “Pero la verdad es que, aunque están dando algunos días más antes de la primera audiencia, sigue el problema fundamental de que ésta Administración sigue enfocando sus esfuerzos de deportación en los niños y las familias que están huyendo de la violencia en Centroamérica”.

Durante el año fiscal 2014 la Patrulla Fronteriza detuvo a 68,541 niños migrantes en la frontera sur cuando intentaban ingresar al país sin autorización. En el 2015 la cifra bajó en un 42%, pero los 20,164 arrestos llevados a cabo en los primeros cuatro meses del año fiscal 2016 (del 1 de octubre de 2015 al 31 de enero de este año) inquietan a la Casa Blanca.
En enero el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, reportó que las cortes de inmigración habían dictado 18,607 órdenes de deportación a niños y mujeres migrantes centroamericanos en los últimos 18 meses. Y que el 86% de los casos no tuvo representación legal.

El Departamento de Justicia dijo a Univision Noticias que “sólo un pequeño número de aquellos a quien se le ordenó la expulsión (orden de deportación) le indicó al juzgado de inmigración que estaba peticionando asilo”.

 

 Las explicaciones, sin embargo, no calmaron las criticas. Menos después de la advertencia que la tercera semana de enero lanzó la directora de política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, quien dijo al programa Despierta América de la cadena Univision que los migrantes indocumentados que han entrado al país después del 1 de enero de 2014 y no tienen causa de asilo, están en la lista de prioridades de deportación emitida el 20 de noviembre de 2014.

La lista citada por Muñoz fue firmada por Johnson y se conoció el mismo día en que Obama anunció una Acción Ejecutiva que ampara de la deportación a 5 millones de indocumentados.

Las prioridades están encabezadas por extranjeros con antecedentes criminales seguidos de aquellos que entraron recientemente al país.

Los más vulnerables

“En vez de reconocer que son aún más vulnerables, y necesitan mas tiempo y mas recursos para poder defenderse en procedimientos de deportación, ellos tienen menos tiempo de todos lo demás (inmigrantes) para encontrar servicios legales y aprender todo lo que necesitan hacer para presentar sus solicitudes asilo o peticiones de visa para jóvenes especiales (programa SIJ)”, explicó Adams.

Agregó que “a pesar de que el presidente Obama y sus voceros hablan de los derechos de los refugiados, (la Administración) sigue tomando los pasos para poner a estas personas a una desventaja que realmente puede tener un impacto horrible”.
Y es precisamente esa la preocupación de las organizaciones: que el resultado de los procesos judiciales concluya con una orden final de deportación.

 

“Considero que se debe dar todavía más tiempo para preparar y representar debidamente estos casos. Esa debe ser parte de la solución al problema”, dijo a Univision Noticias Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota. “Pero también es cierto que se necesitan abogados y recursos para que la representación sea apropiada, justa y con apego a la ley”, agregó.

“Es importante recalcar que estos casos no deben ser analizados únicamente si califican o no para quedarse. También debe considerase el costo humano y las consecuencias de deportar a estos niños y familias a sus países de origen. ¿Los estamos deportando y enviando a una muerte segura?”, se preguntó el activista.

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés) tiene preocupaciones similares. “Es una buen paso”, dijo a Univision Noticias Víctor Nieblas, presidente de la entidad. “Pero la solución es categorizarlos como refugiados. Tenemos que esperar para ver si les darán todas las protecciones ‎y derechos bajo la ley como lo prometen”.
Grito en el desierto

Cuando Nieblas conoció el reporte del TRAC de la Universidad de Siracuse, en enero, dijo que AILA sabía que “bajo órdenes de Obama, todos estos casos se están tramitando con rapidez, los están apurando” y que la organización también estaba enterada que “las cortes de inmigración operan con recursos bajos, no tienen personal ni presupuesto suficiente para mantener estos casos o tratarlos de manera cuidadosa”.

Respecto al alto porcentaje de migrantes que no están siendo representados por un abogado (de acuerdo a los datos del TRAC), “es la razón por la que estamos viendo tantas órdenes de deportación”, y apuntó que “un asunto que hemos denunciado, es que las cortes de inmigración son lentas en exceso pero esta vez están trabajando aceleradamente. Están apurando los casos de los migrantes para mandar un mensaje a Centroamérica y evitar una nueva oleada, como la del 2014”.

La ola que mencionó Nieblas no se ha frenado, de acuerdo con los datos publicados por la Patrulla Fronteriza en su página de internet.

 

El pánico se apodera de una comunidad por redadas

En vísperas de la Navidad 2015 se conoció que el DHS elaboro una política de redadas para detener y deportar a migrantes centroamericanos (niños y mujeres principalmente) que ingresaron al país recientemente, no tienen causa de asilo y tienen orden de deportación.

El primer fin de semana de enero agentes de ICE llevaron a cabo operaciones en los estados de Carolina del Norte, Georgia y Texas, arrestado a 121 extranjeros. La mayoría fue deportado a sus países de origen y siete madres con sus pequeños fueron enviados al centro de detención familiar de ICE en Dilley, en Texas, tras ganar una apelación. Una corte de inmigración deberá decidir sus casos.

Las detenidas le enviaron una carta a Obama pidiéndole que las libere y que esperen en libertad la resolución de sus casos, puesto que se trata de peticionarios de asilo y no de criminales.

“Este es el conflicto de esta administración”, dijo a Univision Noticias el abogado Ezequiel Hernández. “Por una parte peleando una Acción Ejecutiva y por otra firmando prioridades de deportación”.

La orden ejecutiva que Obama tomó el 20 de noviembre del 2014 y que ampara a 5 millones de indocumentados de la deportación, se encuentra frenada por las cortes tras una demanda entablada por 26 estados (24 de ellos gobernados por republicanos). El futuro de la medida será resuelto en el verano por la Corte Suprema de Justicia.

“El tema de los niños tiene fallas en su proceso por la falta de abogados para estos niños y sus madres”, explicó Hernández. “Quiere decir que Estados Unidos no quiere que las fronteras se llenen de refugiados pero no adoptan un proceso que sirva”.

Cristina Jiménez Moreta, directora ejecutiva de United We Dream, dijo que “al apresurar los juicios nuestros hermanos y hermanas centroamericanos puede que no reciban un proceso justo y sean deportados de una manera rápida a países donde hasta tienen riesgo de morir”.

“La Administración del presidente Obama continúa siendo inhumana. Esta es una crisis. Le estamos pidiendo que los trate como refugiados y se les otorgue maneras legales para que puedan encontrar refugio en este país”, añadió.

A comienzos de febrero el vicepresidente Joe Biden, durante una reunión a puertas cerradas con congresistas demócratas en el Capitolio, aseguró que las deportaciones se llevan a cabo de la manera “más humana posible”. La postura fue refutada por las organizaciones.

El abogado Adams dijo que al final del día es que Obama, si bien quiere ayudar a quienes han llegado al país siendo jóvenes con programas como DACA y DAPA (incluidos en la Acción Ejecutiva), “quiere usar todo su poder ejecutivo para quitarle la oportuhidad a los refugiados recién llegados” provenientes de Centroamérica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>