Carlos Slim sigue siendo el más rico del mundo

Los negocios marchan de maravillas para el empresario mexicano, y así lo reflejó el nuevo ranking de Bloomberg, que le atribuye una fortuna de US$ 68.500 millones. Bill Gates y Warren Buffet completan el podio

El nuevo índice Bloomberg Billionaires Index, que todos los días mide el patrimonio de los hombres más acaudalados del planeta, coloca a Slim en el primer puesto de una selecta lista en la que el fundador de Microsoft, Bill Gates, ocupa el segundo puesto.

Volcado a sus actividades de mecenazgo y ya muy alejado de las gestión diaria, el “padre” de Windows atesora un capital de 62.400 millones de dólares. Mientras que en tercera posición se encuentra el famoso inversor Warren Buffet, al cual el mencionado índice le calcula un capital de US$ 43.800 millones.

En el cuarto lugar de esta lista se halla el millonario sueco y fundador de Ikea, Ingvar Kamprad, con una fortuna estimada en 42.500 millones de dólares, que a su vez es el hombre más rico de Europa. El quinto puesto es para el francés Bernard Arnault, presidente de LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy), con un capital de US$ 42.300 millones y que controla algo menos del 50% del grupo de productos de lujo más importante del mundo.

Con 38.800 millones de dólares se encuentra en sexto lugar el empresario español Amancio Ortega, fundador de Inditex y del imperio Zara. En tanto que en el séptimo puesto de esta privilegiada lista se halla el fundador de Oracle Larry Ellison, que guarda una fortuna de US$ 38 mil millones, sólo un poco por delante de los hermanos Charles y David Koch, propietarios de Koch Industries.

El otro hombre de negocios latinoamericano que se encuentra dentro del top-ten es el brasileño Eike Batista. Gracias a sus empresas de los rubros de petróleo, gas, energía, logística, minería e industria naval offshore, el hombre cuenta con US$ 29.800 millones en su cuenta bancaria. Y la lista de los 10 primeros la cierra el estadounidense Sheldon Adelson, que tiene una fortuna de 27.500 millones de dólares con su grupo de casinos Las Vegas Sands.

Por su parte, a Slim se le conocen pocas rarezas y una gran virtud por encima de todas: la del ahorro. Hijo de un inmigrante libanés afincado en México, se crió en un ambiente de gran devoción religiosa, pero también conoció desde bien pequeño el mundo de los negocios, porque su padre manejaba una mercería familiar. Así, a los ocho años ya despachaba en ese local, y su padre le pagaba un pequeño salario a cambio. Además, lo obligaba a ahorrar y discutía con Carlos lo que gastaría cada semana.

Quedó huérfano de padre a los 13 años, y tras graduarse en la universidad invirtió su parte de la herencia familiar en una pequeña compañía de refrescos. Al mismo tiempo, empezó su carrera como broker en la bolsa de México y se casó con una rica heredera.

Con 26 años ya disfrutaba del éxito y tenía una cartera de inversiones cercana al millón de dólares, habiendo fundado la firma Inbursa. Pero todo le quedaba pequeño. Por eso decidió irse a Wall Street, para forjarse su carrera en el mundo de los negocios.

La gran oportunidad le llegó en 1982, cuando México sufrió una gran crisis económica. Pero a diferencia de otros empresarios, Slim decidió no sacar su dinero del país y comenzó a comprar empresas a precio de saldo.

Utilizando sus contactos con el gobierno de su nación, en especial con Carlos Salinas de Gortari, tuvo derecho de preferencia sobre varias empresas públicas. Una de ellas fue la compañía de teléfonos Telmex, por la que en 1990 pagó 1.800 millones de dólares para quedarse con el 20% de ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>