Mexico: estadounidenses recibieron varios impactos de bala

Dos estadounidenses recibieron varios impactos de bala dentro de su coche cuando esperaban cruzar la garita de San Ysidro, en Tijuana; tres adolescentes de El Paso fueron ejecutados mientras comían tacos en Ciudad Juárez; y otro norteamericano fue baleado en una carretera de San Luis Potosí, a pesar de que se identificó ante sus asesinos como un agente aduanal de Estados Unidos.

Todos los crímenes ocurrieron durante los primeros seis meses de 2011, el período más sangriento de los últimos ocho años para los miles de estadounidenses que viven o visitan México, un país golpeado por la violencia que generó la batalla entre los cárteles de la droga y su gobierno, según estadísticas del Departamento de Estado de EEUU analizadas por La Opinión.

Del 4 de enero al 11 de junio, 65 norteamericanos fueron asesinados en territorio mexicano, un incremento del 300% comparado con 2003, expone el reporte Muerte de ciudadanos estadounidenses en el extranjero por causas no naturales. En ese mismo período, en Irak y Afganistán murieron diez miembros de las Fuerzas Armadas de este país; el 50% falleció en accidentes.

Desde que el gobierno de México declaró la guerra a poderosas mafias, en 2006, las bajas de estadounidenses han ido en aumento. En 2007 murieron 35; el año pasado esa cifra ascendió a 111.

“Es un indicador de la trasnacionalización del combate al crimen organizado y de la vinculación que se tiene tanto en la procuración de justicia, como en las organizaciones criminales, independiente de las jurisdicciones políticas”, expone el catedrático Octavio Pescador, sobre las muertes al otro lado de la frontera.

Sin embargo, los datos que proporciona el gobierno de Estados Unidos no son exactos: solo registra los fallecimientos que le reportan voluntariamente. No incluyó, por ejemplo, el homicidio de uno de sus ciudadanos que, de acuerdo con informes de la prensa, fue encontrado atado de pies y manos, envuelto en sábanas y con un narco-mensaje clavado en el cuerpo, en un condominio del puerto de Acapulco en febrero pasado.

Con base en los asesinatos que sí anotó, el Departamento de Estado concluye que los lugares donde ha corrido más sangre estadounidense han sido Baja California, Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y Sinaloa.

“Más de un tercio de todos los ciudadanos de EEUU asesinados en México en 2010, cuyas muertes se reportaron al gobierno, murieron en las ciudades fronterizas de Ciudad Juárez y Tijuana. La tasa de homicidios relacionados con los estupefacientes en los estados fronterizos de Nuevo León y Tamaulipas han aumentado dramáticamente en los últimos dos años”, indica la dependencia.

Un vocero del Departamento de Estado explicó ayer que, considerando las características y los sitios donde se registran los asesinatos, se establecen las alertas de viaje. La última, emitida el 22 de abril, identifica, además de las entidades fronterizas, Michoacán, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Guerrero y Jalisco son lugares de extremo peligro.

“No hay evidencia de que los turistas de EEUU han sido blanco de los delincuentes debido a su ciudadanía. Sin embargo, mientras usted se encuentre en México debe estar atento de lo que ocurre a su alrededor en todo momento”, resalta la alerta dirigida a viajeros de este país.

Estas recomendaciones y las anécdotas de sus conocidos en Zacatecas han sido razón suficiente para que el concejal de Los Ángeles, José Huízar, haya decidido no regresar a su tierra natal desde hace un par de años. “La situación se está poniendo más grave”, expresó el edil. “Aunque las zonas turísticas aún no están tan afectadas, la realidad es que muchos visitamos las áreas donde la violencia existe”.

Millones de estadounidenses visitan México cada año, incluyendo más de 150,000 que cruzan la frontera todos los días por estudio, turismo o negocios. Pero desde 2006 son menos los que han regresado sanos y salvos a sus hogares. Algunos han perdido la vida en robos de autos, principalmente en la franja fronteriza. El principal blanco de las mafias mexicanas han sido los vehículos utilitarios (SUV) de colores oscuros.

Dentro de sus estadísticas de mortandad, este país ha empleado desde 2007 el término “ejecutado” para distinguir a una persona que fue víctima directa de los cárteles mexicanos de la droga. Este año, no obstante, lo dejó de emplear. El asesinato del agente aduanal Jaime Zapata, perpetrado por supuestos integrantes del crimen organizado en febrero pasado, lo consideró simplemente como “homicidio”.

Pescador lo entiende como una apertura lingüística que retrata el nivel de violencia en México. “Quizás utilizar el eufemismo ‘muertes’ o ‘defunciones’ no reflejaba tanto la realidad que vivía la sociedad y el signicarlo como ‘ejecución’ indica el proceso bajo el cual perdieron la vida, porque no es lo mismo un accidente automovilístico que alguien que aparece amordazado y con las manos atadas”.

‘No hay evidencia de que los turistas de EEUU han sido blanco de los delincuentes debido a su ciudadanía. Sin embargo, mientras usted se encuentre en México debe estar atento a lo que ocurre a su alrededor en todo momento’.

Departamento de Estado de EEUU

Estados con más homicidios de estadounidenses

Baja California

Tamaulipas

Chihuahua

Sonora

Sinaloa

Fuente: Departamento de Estado de EEUU

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>