El futuro de la ciencia en los próximos 10 años, al alcance de tus ojos

Un grupo llamado Institute for the Future(Instituto para el Futuro) es lo suficientemente inteligente para saber que no puede predecir lo que sucederá en 2021. Sin embargo, afirma que podemos utilizar nuestro conocimiento actual para plantear interesantes preguntas del tipo: ‘¿Qué pasaría si?’ y cuestionar a dónde nos llevarán los avances en la ciencia y la tecnología en los próximos 10 años, lo cual es realmente una eternidad cuando se trata de estos temas.

Ése es el verdadero punto de interés detrás del nuevo reporte supervisual del grupo, denominado El Futuro de la Ciencia: 2011 (PDF), que puedes ver con más detalle en la página web del IFTF.

Puede sonar como si estuviera salido de un cursi episodio de Star Trek, pero al cuestionar las posibilidades del futuro, podemos ayudar a darle forma, según el grupo.

“Piensa en un multiverso de exploración: el Futuro de la Ciencia en el 2021 como un mapa celeste de posibilidades que señalan el camino hacia oportunidades de asombro, conocimiento y comprensión. Úsalo para plantear preguntas acerca de cómo tu vida y tu trabajo pueden cambiar a la luz de las sorprendentes transformaciones que la ciencia podría producir en los próximos diez años. De hecho, todos los pronósticos podrían ser reformulados con una pregunta del tipo: ¿Qué pasaría si?”.

“¿Qué pasaría si pudieras grabar tus sueños? ¿Qué pasaría si pudieras diseñar una forma de vida? ¿Qué pasaría si pudieras lanzar una empresa en órbita? Tus respuestas a estas preguntas pueden ayudar a tomar decisiones en el presente. Dentro de este mapa, encontrarás mucho espacio para pensar”, según el documento.

El reporte también destaca el tipo de tendencias que podrían emerger en la próxima década. (Por cierto: no hay coches voladores).

“Capas de invisibilidad, hackeo espacial, conciencia cuántica, biología de código abierto. Fortalecidos con nuevas herramientas, procesos y habilidades, los científicos obtendrán nuevos conocimientos sobre los misterios que rodean el cerebro, la biología y la materia extraña que conforma nuestra realidad. Desarrollaremos nuevos y poderosos instrumentos para observar los más lejanos confines del espacio y descender a los océanos más profundos, aumentando la comprensión de nuestro lugar en el universo”.

“No sólo aumentaremos nuestro conocimiento, sino que la manera de hacer ciencia cambiará de manera profunda. Una nueva ecología de la ciencia se cristalizará, pasando de estructuras insulares y cerradas de investigación académica, industrial y militar hacia modelos de código abierto basados en la conexión social, bases comunes de datos, y herramientas de democratización y tecnología. Crearemos oportunidades sin precedentes para la colaboración y el intercambio de recursos entre las grandes organizaciones, comunidades e individuos. Esta reinvención radical de la ciencia reemplazará los enfoques actuales de investigación y desarrollo, e inevitablemente se traducirá en nuevas tecnologías, así como nuevas estructuras organizativas”.

Si ya tuviste la oportunidad de revisar este mapa celeste del futuro, háznos saber lo que piensas en los comentarios. ¿Algo de esto parece posible? ¿Inevitable? ¿Qué tendencias del futuro quedaron excluidas?