La automotriz japonesa pronosticó este jueves un incremento del 20% en la comercialización de sus vehículos a nivel mundial para el próximo año. Espera vender 8,48 millones de unidades

 

 

 

Si se concreta esta proyección, la empresa nipona se recuperaría tras las bajas en su producción que sufrió este año, causadas por desastres naturales en Japón y Tailandia.

 

Toyota superó a General Motors como la automotriz con mayores ventas en 2008, pero se dirige a perder la corona este año. Esto se debe a las interrupciones en la cadena de suministro por el terremoto y posterior tsunami en Japón y las inundaciones en Tailandia, que redujeron su producción en todo el mundo.

 

Con ventas estimadas en 2011 de 7,90 millones de vehículos para el grupo, que incluye las unidades Daihatsu Motor Co. e Hino Motors Ltd., es probable que Toyota ocupe el tercer lugar detrás de General Motors y Volkswagen AG.

 

Sin embargo, la primera posición podría volver a Toyota el próximo año cuando refuerce sus inventarios para satisfacer la demanda acumulada y añada capacidad de producción en China y Brasil.

 

Si bien la compañía japonesa no reveló sus planes para 2012 en forma completa, General Motors y Volkswagen directamente no dieron a conocer nada de sus ideas para los próximos 12 meses. El plan de Toyota para 2012, que sólo incluye a la casa matriz, supera el máximo de 8,43 millones de vehículos registrado en 2007.

 

La firma nipona también anunció planes para vender 8,95 millones de vehículos de su marca, Lexus y Scion en todo el mundo en 2013, y la construcción de 8,98 millones de vehículos ese año. No obstante, la firma no ofreció un desglose regional de los pronósticos fuera de Japón.

 

Toyota, que alguna vez fue la envidia de la industria automotriz, ha tenido dos años complicados. Este período gris se inició con una crisis de calidad que llevó al retiro de más de 10 millones de sus vehículos a nivel mundial, lo cual provocó el deterioro de su imagen y la consecuente caída en las ventas.

 

Pero justo cuando empezaba a dejar atrás esa crisis, el terremoto y tsunami de 11 de marzo pasado, que destruyeron cientos de kilómetros de la costa noreste de Japón, obligaron a Toyota y otros fabricantes a reducir y en algunos casos directamente suspender su producción por meses.

 

En octubre, el daño a los proveedores por las inundaciones en Tailandia hizo algo parecido, entorpeciendo los planes para compensar las anteriores pérdidas de producción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>