Un amigo de infancia de Steve Jobs recuerda el legado del fundador de Apple

 

Phoenix, 30 dic (EFE).- Como un hombre que superó muchos problemas, que no tuvo miedo de tomar riesgos y seguir sus sueños, Bill Fernández recordó a su amigo de la infancia, Steve Jobs, fundador de Apple y cuya muerte estremecUn amigo de infancia de Steve Jobs recuerda el legado del fundador de Appleió este año al mundo entero.

“Creo que uno de los legados principales que nos dejó Steve fue que nos enseñó que se pueden hacer productos hermosos y funcionales. Muchas compañías desarrollan proyectos tecnológicos pero no bellos en su diseño y fáciles de usar”, dijo Fernández en entrevista vía telefónica con Efe desde Albuquerque, en Nuevo México.

Agregó que otra de sus herencias es la compañía que construyó y que seguirá con sus ideas y por supuesto, sus hijos.

Jobs, de 54 años y considerado como uno de los genios de la tecnología moderna, falleció el pasado 5 de octubre tras una larga lucha en contra del cáncer de páncreas.

El fundador de Apple revolucionó la industria con productos icónicos como el iPod, el iPhone y el iPad.

Fernández y Jobs se hicieron grandes amigos cuando se conocieron en la escuela, en octavo grado en Cupertino, California.

“Ambos éramos introvertidos, intelectuales y creo que por eso nos hicimos amigos”, sostuvo Fernández, cuyo padre es de origen hawaiano y su madre de ascendencia europea.

Recordó que de jóvenes les gustaba hablar mucho y caminar por largas periodo de tiempo hablando de filosofía y sobre el significado de la vida.

Indicó que fue en la escuela secundaria donde ambos comenzaron a estudiar tecnología, cuando comenzó a trabajar en proyectos con Jobs.

“Creo que socialmente éramos inadaptados, no convivíamos con otra gente, por lo que éramos unos solitarios, rotábamos uno al lado del otro”, dijo Fernández.

Fue él quien presentó a Jobs y a Steve Wozniak, ya que sabía que ambos compartían el interés por la tecnología.

“Woz vivía cerca de mi casa, un día mientras lavaba su auto le dije: ‘mira creo que te gustaría conocer a esta persona, porque a los dos les interesa la tecnología’”, rememoró.

Aseguró que de inmediato surgió una “chispa” entre ambos, la cual se reflejó en sus proyectos.

Jobs abandonó sus estudios universitarios en 1976 para fundar Apple ese mismo año en un garaje de Mountain View junto con Wozniak. En la década de 1980 se vio separado de la misma debido al colapso de la empresa y la competencia en el ramo de las computadoras dominada por el sistema operativo de Microsoft.

En ese momento creó Next Computer, que no se convirtió en un éxito comercial pero que sentó las bases para su vuelta a Apple con un nuevo sistema operativo, donde se encargo del diseñó del iMac y tiempo después de la serie de iPods.

Desde 1997 fue el presidente ejecutivo de Apple, en una época en la que transformó la empresa en un gigante del sector tecnológico y en de las marcas más reconocidas a nivel mundial.

Fernández dijo que para su madre, Jobs se convirtió en un hijo más.

Por los últimos seis años, Fernández, quien ahora tiene su propia compañía de diseño en Albuquerque, no vio a Jobs, pero asegura que se mantuvo en contacto con él.

Al igual que el resto del mundo se enteró de la enfermedad de su amigo cuando ésta se hizo pública.

“La última vez que lo vi fue en 2007, donde estaba con sus hijos, hablamos mucho sobre lo que significa ser padre”, dijo Fernández, una de las pocas personas que asistió a la boda de Jobs con Laurene Powell en 1991 en el Parque Nacional Yosemite, en California.

Forografía de archivo del director ejecutivo y fundador de Apple, Steve Jobs, durante la presentación del iPhone en Berlín en septiembre de 2007. EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>